Subscribe to Versos para Enamorar Subscribe to Versos para Enamorar's comments

Archive for the ‘versos para enamorar’ category

 

pareja playa

 

“Contigo sale el sol y se duerme la luna.
Inicias con una mirada que atraviesa mi corazón
y te quedas jugueteando en mi sonrisa.
Tus besos se hicieron ciudadanos de mis labios
y mis caricias hecharon raíces en tu piel”.

Henry Ricardo Reyes Castillo.


De tus ojos, de tus labios, de tu voz, de tus manos,
de tu mirada, de tus besos, de tus palabras, de tus caricias,
de la forma en que me miras, me besas, me hablas y me tocas. 
Si… ¡Estoy enamorado!                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                              

 

“En mis sueños estás perenne,
en mi mirada estás solemne
y en mis labios estás latente”

 

 

 

 

 

“Cuando naciste algo increíble pasó en el cielo… dos luceros se asomaron a verte y resbalaron ¡Qué suerte para ti que cayeron en tus ojos! ¡Qué suerte tengo yo de estar tan cerca de ti y poder admirarlos!”

 

 

“¿Sabes? tendré que usar lentes oscuros cada vez que vaya a verte… es que descubrí que… eres mi sol”

 

 

 

“No importa cuánto tiempo demores en darme una respuesta, aunque no lo digas, sé que sientes lo mismo por mí, porque cada vez que te miro el verano se dibuja en tus mejillas, y eso no lo puedes evitar”

 

 

 

“Hay más amor por ti en mi pecho, que estrellas en el universo”

 

 

 

 

Un beso es la caricia de los labios,
pero si es tu beso y son tus labios
es la caricia de tu alma a mi alma.

Tu voz es la melodía perfecta de una canción de amor entendida solamente por el corazón.

 

 

 

Mi silencio fue una forma de gritar que te amo.

Gritar que te amo es agradecer a mi silencio
el haberse cansando de quedarse callado.